Mayordomia

Ministerio de Mayordomía

El Ministerio de Mayordomía tiene bajo su responsabilidad el correcto funcionamiento de la iglesia en los siguientes aspectos:

  1. Ministerio de ujieres: nombrar, en coordinación con el pastor, al diácono responsable del mismo, y supervisar su trabajo y el de los distintos grupos de ujieres.

El objetivo del trabajo del Ujier es preparar el ambiente propicio que motive una experiencia genuina de adoración durante los cultos.

  1. Ministerio de limpieza: nombrar, en coordinación con el pastor, al diácono responsable y supervisar su trabajo y el de los distintos grupos de limpieza.

Mantener limpio el templo es un privilegio y a la vez es una excusa para moldear verdaderos siervos. El ministerio de limpieza es tan honroso como cualquier otro (porque se hace para Dios) y quien no esté dispuesto a hacerlo, no debería servir en otra área.

  1. Elaborar el presupuesto anual de la iglesia, en coordinación con el pastor y con los demás ministros, para luego proponer su aprobación por los miembros de la iglesia.

El objetivo del presupuesto es ver con qué recursos cuenta la iglesia y cuantificar la estrategia de la iglesia para invertir esos recursos en el crecimiento del reino de Dios.

  1. Ministerio de Finanzas: Supervisar el correcto funcionamiento del ministerio de Tesorería, elaborar un informe semestral de las cuentas, verificar el cumplimiento del presupuesto anual y proponer los ajustes necesarios en caso de desvío significativo entre el presupuesto y la evolución de las cuentas.

El objetivo de este ministerio es dar cuenta a la congregación de lo que se ha hecho con los Diezmos y Ofrendas para el crecimiento del reino de Dios.

El ministerio de mayordomía tiene como lema el siguiente versículo:

Colosenses 3:23 “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres”.